ii

Glutatión y el cancer

 

Glutatión y el cancer

 

Pocas palabras son tan temidas y detestadas como “cáncer”. Es raro el terapeuta que no ve en su consulta algún enfermo de cáncer, que viene a pedirle ayuda, es por ello que este artículo puede serle de gran utilidad. Normalmente los enfermos de cáncer que acuden a la consulta del terapeuta, ya están tratados con radioterapia o quimioterapia, pero buscan algo mas, una ayuda y esta ayuda puede le, precisamente de ello trata este trabajo, de cómo y que es necesario darles para que tengan menos efectos adversos incluso mejoren mas y todo ello sin efectos secundarios, puesto que se trata de medicina natural y con un mínimo costo económico.


Se conocen cientos de tipos de cáncer en la actualidad con varios niveles de agresión. Algunos son tratables y hasta curables si son cogidos a tiempo administrando el tratamiento adecuado, pero en muchos de ellos no es posible hacer nada con la medicina convencional u oficial y el enfermo ineludiblemente siempre se muere. Hoy en día, el cáncer es la segunda causa de muerte en América del Norte y Europa, después de las enfermedades cardiovasculares. Un tercio de los ciudadanos eventualmente morirá de algún tipo de cáncer. Debemos enfatizar que muchos cánceres pueden prevenirse, incluso mejorar, cuando se manifiestan, mediante una alimentación adecuada, y el fortalecimiento de las defensas del organismo especialmente restableciendo adecuadamente los niveles (tal como veremos en este estudio) de glutatión. Incluso en los canceres tratados de forma convencional con quimioterapia o radioterapia ascender el glutatión en el organismo está indicado y aconsejado de acuerdo con los estudios clínicos realizados en muchas universidades del mundo, no solo porque mejoran los resultados, sino también porque los efectos adversos disminuyen.


Con el devenir de la vida y según nos vamos haciendo adultos descienden los niveles de glutatión en el organismo, según a quedado demostrado en rigurosos estudios científicos y al parecer esta es una de las causas principales de que la defensas anticáncer no funcionen adecuadamente, por ello restablecer estos niveles, aunque no padezcamos esta enfermedad es una buena técnica de prevención, ósea tomar asiduamente precursores del glutatión como el RESURGEN para ascender los niveles del mismo debería ser una técnica cotidiana y de uso normal, no solo para prevenir el cáncer si no también otras enfermedades muy graves.

 

Formacion de un cancer


Las células saludables tienen un mecanismo incorporado que permite su duplicación. Pero las células pueden perder su capacidad para regular el crecimiento, duplicándose incontroladamente y eventualmente formando un grupo de tejido canceroso. Este tumor puede llegar a crecer lo suficiente, como para comprimir las estructuras y dar lugar a graves sintomatologías incluso para traspasar el tejido, y algunas veces liberar células contaminadas que esparcen el cáncer en otras áreas del organismo. Aunque los científicos han señalado varias causas posibles, el cómo y porqué estas células pierden su autorregulación no está totalmente claro. Se cree que algunos carcinógenos presentes en el medio ambiente, como los químicos y niveles altos de radiación, inician el crecimiento canceroso, pero puede haber otras muchas cusas.


Lo verdaderamente demostrado es que las células cancerosas son anaerobias y realizan su metabolismo sin necesidad de oxigeno, es decir en sus mitocondrias no se realiza el ciclo tricarboxilico de Krebs y metabolizan la glucosa mediante otra vía bioquímica, produciendo acido láctico. Este acido láctico, poco a poco va transformando el medio interno y conduciéndolo a un PH acido, lo cual consume la glutamina y hace descender el glutatión, a la vez consume las proteínas, las cuales son transformadas en glucosa por la vía de la gluconeogenesis, la cual sirve para alimento del tumor, el cual crece y se hace mas grande y conduce a la caquecsia o depauperación, consumiendo el tumor la propia anatomía del enfermo, porque un tumor necesita 16 veces mas glucosa que un tejido normal, para alimentarse.


Las mitocondrias son partes de las células que producen la energía necesaria para que la célula viva y se les ha llamado comúnmente las “plantas de energía” o las “baterías” de la célula. Esta energía en la mitocondria es producida a través de un proceso llamado “ciclo de Krebs”, que requiere oxígeno para funcionar correctamente. Sin embargo, las células cancerosas tienden a usar otro proceso más sencillo que no requiere oxígeno y que ocurre fuera de la mitocondria llamado “glicolisis”. La mitocondria es una parte clave de la célula ya que no solo produce energía, sino que si no funciona bien puede provocar que los procesos de muerte celular, que ayudan a que no se formen células cancerosas, se activen. Debido a que las células de cáncer “apagan” sus mitocondrias (no las utilizan para producir energía), los científicos piensan que esta puede ser una forma en que estas células evitan la muerte celular y se hacen inmortales. Esto trae una serie de consecuencias, como la que no producen radicales libres, los niveles de glutatión en las mismas son muy altos y el oxido nítrico también, todo esto acarrea que tengan una gran capacidad de penetrabilidad en los terrenos adyacentes o sea de infiltración y de producción de metástasis y debido a que por el ascenso de oxido nítrico inhiben el ataque leucocitario de la defensa o inmunidad, incluso que los vasos sanguíneos de los tumores por lo mismo, estén vasodilatados y tengan una predisposición especial al sangrado ya que la migración de las plaquetas también esta inhibida.


Las diferencias en nuestra composición genética o en nuestro sistema inmune aparentemente protegen a algunas personas mejor que a otras. También se sabe que la susceptibilidad a algunos tipos de cáncer se hereda en algunas ocasiones de la familia o de la composición genética racial.


El cáncer comienza con una mutación en el código genético de la célula – una reprogramación de patrones de desarrollo que resulta en el crecimiento no controlado de la célula. Una combinación de factores genéticos y ambientales incluyendo la alimentación puede contribuir a esta duplicación aberrante de las células. Una teoría sugiere que cuando los radicales libres se producen en exceso o no son neutralizados adecuadamente por un déficit de glutatión, su código de ADN en el núcleo de la célula es dañado. Por lo tanto destruir esos radicales libres producidos de forma incontrolada es una de las labores primordiales de un organismo sano y fuerte Una de estas maneras es el mantener un nivel óptimo de Glutatión a nivel celular.

 

El Glutatión y el cancer


Se han publicado centenares de artículos médicos descubriendo el papel del Glutatión en la prevención del cáncer y en su tratamiento. Estos pueden clasificarse en dos grupos principales: 1. La prevención, incluyendo la desintoxicación de carcinógenos, la antioxidación de radicales libres y el fortalecimiento de la respuesta inmune; 2. Un papel especial del glutatión en la quimioterapia y la radioterapia por medio del cual mejora la eficacia de estos tratamientos mientras minimiza sus efectos secundarios.

 

La prevencion de cancer


En 1996 se publicó un artículo en el Diario Europeo del Carecer, el cual sugirió que los radicales libres fueran clasificados como una importante categoría de carcinógenos. A causa de su gran capacidad antioxidante, el Glutatión se especializa en absorber oxirradicales y otros radicales libres mientras se forman en las células. Esto impide los daños subsiguientes a diversas partes de las células, particularmente el código de ADN en el núcleo. Adicionalmente el Glutatión mejora el efecto de otros antioxidantes tales como las vitaminas C y E y el selenio. Esto fortalece la capacidad del organismo para destruir radicales libres. Por si fuera poco, el Glutatión también desempeña un papel importante en la síntesis y reparación del ADN.


El Glutatión también desempeña un papel específico en la desintoxicación de conocidos carcinógenos y mutágenos presentes en nuestro medio ambiente. Estas sustancias causantes de cáncer son neutralizadas por el Glutatión y reducidas a una forma tal que el cuerpo puede eliminar. El papel de Glutatión en la desintoxicación del organismo simplemente no puede pasar desapercibida. Ya que el hígado es el órgano principal de desintoxicación en el organismo no es sorprendente que contenga las concentraciones más altas de Glutatión.


Durante la última década la Sucursal de Quimo prevención de la Institución Nacional del cáncer (EUA), ha estado desarrollando medicamentos para disminuir la incidencia de enfermedades crónico-degenerativas. Las sustancias que elevan los niveles de Glutatión en el organismo, tales como la N Acetil Cisteína, la cual se transforma en cisteína (componente del RESURGEN)


R. B. Balansky, C. C. Conaway, H. Witschi, y otros investigadores estadounidenses y Europeos han demostrado exitosamente que l N Acetil Cisteína puede disminuir el crecimiento de tumores cancerosos inducidos por toxinas incluyendo el uretano, nitrosamina, doxorubicinas, etilnitrosoureo y otros agentes causantes de cáncer.


N-Acetil-Cisteína o cisteína se convierte, en el organismo, en glutatión, componente con poderosas propiedades antioxidantes . Glutatión es un aminoácido compuesto por Glicina, L-glutámico y L-cisteína. la cisteína es una mejor fuente de glutatión que tomando sólo éste dado que, de lo ingerido del glutatión, por lo menos la mitad queda fuera del sistema digestivo y está comprobado que al administrar glutatión puro no ascienden los niveles del mismo en el organismo. Suplementar con N-Acetil-Cisteína o cisteína puede tener un efecto antienvejecimiento (anti-aging) incrementando los niveles de glutatión, particularmente en hígado, pulmones, riñones y huesos largos, órganos que usan ambos componentes para su protección.


La N Acetil Cisteína aparentemente protege contra las propiedades carcinógenas del humo de cigarro. N. Van Sándwich, de la Institución Holandesa del Cáncer escribe, “La N Acetil Cisteína o la cisteína ha surgido como un prometedor agente quimo preventivo en contra del cáncer. ” S. De Flora, hizo un resumen de un extenso estudio de quimo prevención, patrocinado por el Proyecto Enroscan y describió los muchos efectos positivos de la N Acetil Cisteína como agente preventivo contra el cáncer de pulmón, seno, intestino, y piel, y también los mecanismos reales por medio de los cuales la N Acetil Cisteína y el glutatión ejerce estos efectos protectores.


La acción de la N Acetil Cisteína con siste sobre todo en liberar cisteína, la cual es uno de los aminoácidos precursores del glutatión y precisamente el que controla su formacion, pero no es necesario dar este compuesto, igual resultado se obtiene o mejor con la simple cisteína, tal como la administramos en el RESURGEN, pero con la salvedad que lo hacemos por la vía alveolopulmonar adquiriendo grandes concentraciones en sangre y sorprendentes efectos terapéuticos en el cáncer y otras enfermedades.


Uno de los efectos que ejerce el glutatión sobre el sistema inmune es controlar y equilibrar el crecimiento de los linfocitos T (un tipo de glóbulo blanco), y de esta manera fortalecer la respuesta inmune del organismo. Los individuos que sufren de inmuno-depresión son frecuentemente mas propensos a contraer cáncer, un buen ejemplo de estos es el sarcoma de Caposi, un cáncer encontrado mayormente en pacientes de SIDA. Los especialistas en cáncer han desarrollado recientemente una estrategia llamada inmunoterapia – un intento de perfeccionar las defensas naturales del organismo contra el cáncer. La inmunoterapia consiste de herramientas que estimulan el sistema inmune.


Un equipo de científicos Japoneses de la Universidad de Tokio, demostró que la N Acetil Cisteína sumada a las citocinas- una clase de agentes inmunoterapéuticos- estimulan las células inmunes y sus productos bioquímicos. Estos científicos sugieren que estos puede ser un complemento efectivo para el tratamiento de cáncer de hígado.


Otras sustancias anti-cáncer producidas naturalmente en el sistema inmune incluyen el FNT (factor de necrosis tumoral), y el IL-2 (interluquina 2). Los científicos de Investigación y Desarrollo de agencia Gallaxo Wellcome demostraron que la N Acetil Cisteína actúa contra tumores cancerosos elevando los niveles de FNT en el organismo. En un estudio de laboratorio la N Acetil Cisteína freno el crecimiento de tumores en más de un tercio de los ratones inyectados con células cancerosas. C. Y. Yim y J. B. Hibbs de la Universidad de UTA tuvieron un éxito similar en la supresión del crecimiento tumoral utilizando la N Acetil Cisteína para estimular al IL-2 (un promotor de actividad de glóbulos blancos en el organismo) en células linfoides asesinas, un tipo de linfocitos T.

 

Tratamiento del cancer con cisteina


La remoción quirúrgica de un tumor canceroso es únicamente factible si el tumor no se ha esparcido y es accesible. La radiación y la terapia química pueden ayudar, pero ambas infligen un gran daño tanto en células saludables como en cancerosas. Recientemente se han realizado investigaciones en busca de maneras para limitar el daño a células saludables en estas terapias.


La quimioterapia es un envenenamiento controlado del paciente con base en la idea de que las células cancerosas son más sensibles al veneno que las células saludables. La mayoría de los agentes quimioterapéuticos producen efectos secundarios desagradables. La terapia de radiación trabaja de forma similar, identifica el área cancerosa y la bombardea con la radiación. El tumor es teóricamente más sensible a la radiación que el tejido saludable de a su alrededor, pero este tratamiento puede producir también severos efectos secundarios.


Experimentos recientes han demostrado que el nivel de Glutatión tanto en células saludables como en cancerosas, determina su susceptibilidad a la quimioterapia y a la radioterapia. Un nivel alto de Glutatión en las células les protege contra este tipo de terapia, un nivel bajo les hace vulnerables. Sería ideal si los niveles de glutatión permanecieran altos en las células saludables y bajo en las cancerosas, pero muchas de las células cancerosas mantienen un nivel alto de glutatión.


El cáncer es la única enfermedad conocida en la que los niveles de glutatión, que son normalmente bajos, son excedidos. Desde mi punto de vista esto es debido a que el tumor es anaerobio y sus células no realizan el ciclo tricarboxilico, el cual es mayor generador de radicales libres y por lo tanto no consumen su glutatión. Debido a ello y tal como les he demostrado en otros trabajos el oxido nítrico permanece alto y produce una vasodilatación en los vasos sanguíneos del tumor con propensión a hemorragias masivas, puesto que es conocido que los tumores sangran con demasiada frecuencia. Por otra serie de consideraciones, este ascenso del oxido nítrico inhibe la migración de los leucocitos hacia las células tumorales, lo cual favorece su expansión y formación de metástasis, ósea inhibe la inmunidad y todo ello es debido a que no producen radicales libres, manteniendo unos altos niveles de glutatión.


El control de de la inmunidad, tal como en otros trabajos he demostrado es el oxido nítrico y este está controlado por los radicales libres y el glutatión, los tres procesos deben trabajar en perfecta sinergia o cadencia. Debido a su alto nivel de Glutatión, las células del tumor canceroso frecuentemente muestran una firme resistencia a la quimio y radio terapia. Es por esto que se ha intentado administrar medicamentos tales como el BSO a los pacientes para reducir los niveles de Glutatión en células cancerosas. El problema es que el BSO reduce demasiado los niveles de Glutatión en células saludables, incrementando los efectos secundarios que ya de por si son insoportables. Por lo tanto este enfoque es poco práctico.


No obstante, puede haber una manera para disminuir el Glutatión en las células cancerosas. Paradójicamente, los precursores que elevan los niveles de Glutatión en las células saludables, como la cisteína componente del RESURGEN provocan una reacción opuesta en células cancerosas. Cuando la producción de Glutatión es sobre estimulada dentro de las células cancerosas, estas detienen su producción de Glutatión en un proceso llamado inhibición negativa de retroalimentación.


Esto se dio a conocer en 1986 por el equipo de investigación de A. Russo en el Diario del Cáncer. Cuando el medicamento OTZ fue agregado a las células de cáncer de pulmón, su nivel de Glutatión no aumento aunque los niveles de las células saludables sí lo hicieron. Sylvain Baruchel, Ferry Batist y un grupo de investigadores de la Universidad de McGill en Montreal Canadá demostraron que el OTZ puede reducir el nivel de Glutatión en las células de cáncer de seno mientras lo mejoran en células saludables. Los mismos investigadores demostraron que el elevar los niveles de Glutatión puede mejorar la acción anti-cáncer de la quimioterapia y la radioterapia.


El Glutatión debería formar parte importante de cualquier terapia anticáncer. Sin embargo es conocido que al administrar glutatión puro no ascienden los niveles del mismo en el organismo, lo contrario que ocurre cuando se da su predecesor la cisteína, es por ello que en la composición del RESURGEN hemos incluido la cisteína y no el glutatión. Se han aceptado como una realidad de la vida que el índice de mortalidad causado por el cáncer aumente con la edad. Un importante número de los tipos de cáncer conocidos en la actualidad se consideran enfermedades que viven con el envejecimiento, tal como el cáncer de próstata. Los cambios específicos causados por el envejecimiento hacen a los pacientes más susceptibles al cáncer, al daño oxidativo, y a una disminución en la respuesta inmune al organismo. El efecto protector del Glutatión disminuye con la edad. Nosotros normalmente perdemos de 20 a 40 % de Glutatión en nuestras células después de la edad de 65 años, sin embargo esto tiene una explicación, no es que sinteticemos menos glutatión, es que lo consumimos en exceso debido a que conforme envejecemos nuestro metabolismo es mas acido y tal como en otros artículos ya se he explicado en acidosis se consume la glutamina y el glutamato, haciendo descender el glutatión, además el ciclo tricarboxilico funciona hiperactivado, produciendo gran cantidad de radicales libres, lo cual también hace descender el glutatión. Para ver mas ruego abra el siguiente link, donde explico todo ello: www. resurgen.es/inflamacion.html

 

Prevencion y tratamiento del efectos secundarios


La radioterapia y la quimioterapia aumentan la formación de radicales libres y la acumulación de metabólitos tóxicos. Si no se le da importancia a este problema, los efectos secundarios van de mal en peor. Numerosos estudios han demostrado que cuando los pacientes se alimentan adecuadamente especialmente cuando incluyen vitaminas y suplementos en su alimentación su tolerancia a estas terapias desagradables mejora. Los pacientes con niveles intracelulares de Glutatión llevan más protección contra el daño de la radiación, por lo cual disminuyen los efectos secundarios de la radioterapia.


Los radioterapeutas que estudian el papel protector del Glutatión han correlacionado más el pre-tratamiento, elevando los niveles de Glutatión, y reduciendo el número de radioterapias y las quemaduras subsiguientes. El Pre-tratamiento o el tratamiento simultáneo con productos como RESURGEN, que elevan y mantienen los niveles de Glutatión, le ofrece al paciente una tolerancia mayor a la terapia.


Algunas mujeres con cáncer fueron sometidas a tratamiento en la Universidad de California (en San Diego) utilizando quimioterapia complementada con suministración intravenosa de Glutatión. Esto les permitió tomar dosis más altas de quimioterapia experimentando menos efectos secundarios. Un estudio similar pero de mayor cantidad de pacientes se efectuó al Hospital General Occidental en Edimburgo, Escocia. Más de ciento cincuenta pacientes fueron sometidos a tratamiento para cáncer ovárico con quimioterapia y suministración de Glutatión, con lo cual se logró controlar los efectos secundarios, mejorar la calidad de vida de las pacientes. Este grupo de pacientes se comparó a otro cuya terapia no incluía la suministración de Glutatión. El primer grupo estadísticamente mostró menos depresión, vómito, pérdida de pelo, falta de aire y neurotoxicidad. Su función mental y su función renal mejoro considerablemente, y había una notable tendencia hacia un resultado favorable.


La pérdida de pelo que frecuentemente resulta a causa de la quimioterapia no pone en peligro la vida del paciente pero puede angustiarlo emocionalmente, especialmente porque se encuentra atravesando momentos difíciles en los que no necesita tensión adicional. La pérdida de pelo puede sugerir también un daño infligido sobre otras células del organismo que se regeneran rápidamente, como algunas presentes en el intestino. El investigador J. J. Jiménez a la Universidad de Miami y su equipo ha demostrado que el NAC (y por lo tanto también la cisteína componente del RESURGEN) puede prevenir la calvicie ocasionada por agentes comunes de la quimioterapia.


Para ver las indicaciones, dosis, forma de administración etc. abrir el siguiente link: www.resurgen.es/composicion.html La evidencia demuestra que el Glutatión puede hacer que algunos agentes de la quimioterapia sean más eficientes. Estos incluyen Adriamicina, ciclofosfamido, cisplatina entre otros.


Los tratamientos anti-cáncer son usualmente acompañados por la pérdida de peso, apetito, energía y fortaleza. Una alimentación adecuada es un factor importante y debería ser acompañada de suplementos alimenticios apropiados. El cáncer mismo, los tratamientos anti-cáncer y el estado resultante de estos tratamientos disminuyen los niveles intracelulares de Glutatión. Esto debilita considerablemente el sistema inmune y la habilidad antioxidante del paciente, haciéndolo más susceptible a otras enfermedades e infecciones.

 

El incremento en la síntesis de Glutatión depende de la suministración de cisteína a través de los alimentos o mucho mas efectivo de forma iatrogénica y por la vía alveolo pulmonar, tal como hace el RESURGEN, ya que de esta forma los niveles de cisteína adquiridos en sangre son muy grandes, lo mismo que si la inyectáramos por vía intravenosa, además de tener otras acciones que actúan sobre el cáncer y otras patologías al descender la homocisteina, por medio del acido fólico y los fitoestrogenos aparte de otras muchas acciones. Los medicamentos NAC y OTC pueden elevar los niveles de glutatión pero sus efectos son de muy corta duración. La fuente ideal alimenticia es la cisteína.

 

Conclusion


Hoy en día existen muchos tipos de cáncer, y quizás centenares de causas potenciales, pero la mayoría de los casos son acompañados por un nivel bajo de defensas antioxidantes en el organismo. Por si fuera poco, la mayoría de las terapias anti-cáncer existentes ponen una enorme carga sobre el organismo y reducen las pocas defensas que existen. Las víctimas de cáncer deben ponerse a sí mismos en las mejores manos médicas posibles, pero también deben ser cuidadosos en su alimentación. En la mayoría de las terapias, los pacientes son sometidos altas dosis de drogas farmacéuticas, lo cual les lleva a disminuir el apetito y la energía, especialmente mientras son sometidos a quimioterapia o radioterapia. Existe una fuente natural de energía que puede reforzar las defensas antioxidantes del organismo en pacientes sufren de esta terrible enfermedad y de su tratamiento nocivo. Este producto se conoce como RESURGEN, que aumenta los niveles de Glutatión a nivel celular en el organismo Los niveles elevados de Glutatión en las células enriquecen las defensas antioxidantes del organismo, contribuyen a la síntesis y reparación del ADN, y ayudan a desintoxicar el organismo de numerosos carcinógenos y mutágenos.


No podemos sobre enfatizar la importancia de la estrategia defensiva – la medicina preventiva que detiene a los invasores antes de que se establezcan en el organismo y así evita el conflicto. Un sistema inmunológico con un funcionamiento óptimo es sin duda la mejor forma de prevención.

 

El Sistema Inmunológico y el Glutatión


Nuestro recuento de las células polimorfonucleares y los linfocitos sólo cubre una parte del sistema inmunológico. Los linfocitos de células B forman el 10% del total de los linfocitos que circulan en el organismo, y funcionan al liberar inmunoglobulinas para atacar y destruir patógenos invasores. Aproximadamente el 80% de los linfocitos en el cuerpo son células T. Cuando estos linfocitos son trastornados, las puertas a la infección se abren y la salud se ve comprometida. Por ejemplo, el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH) destruye las células T auxiliares y deja a las células T asesinas incomunicadas e impotentes. Como resultado, microorganismos invasores los cuales el cuerpo normalmente disiparía son capaces de causar las severas infecciones que caracterizan al SIDA.


El Glutatión desempeña un papel crucial en el funcionamiento de las células inmunológicas. El doctor Gustavo Bounous, un experto líder en el estudio de Glutatión dice, “El factor limitante en la actividad adecuada de nuestros linfocitos es la disponibilidad de Glutatión. ” Este concepto se hace evidentemente claro en el Virus de Inmunodeficiencia Humano o VIH - la causa del SIDA.


En esencia, el SIDA es una disfunción de los linfocitos de célula T.Los pacientes que sufren de esta enfermedad, por lo regular, muestran niveles bajos de Glutatión, especialmente en el conteo de Glutatión en los linfocitos de célula T. Varios estudios han demostrado que los niveles de Glutatión pueden ser indicadores que muestren las posibilidades de sobrevivencia y calidad de vida de pacientes de SIDA.


El crecimiento y la actividad saludable de las células depende directamente de la disponibilidad de Glutatión. La disminución experimental de los niveles de Glutatión ha mostrado disminuir severamente la habilidad de las células inmunológicas para combatir con los patógenos lo cual deja la puerta abierta a las enfermedades. En varios estudios, los niveles de Glutatión intracelular corresponden directamente a la efectividad de la respuesta inmunológica. En cierta forma, el Glutatión es un tipo de alimento para el sistema inmunológico.


En algunas enfermedades autoinmunes tales como la artritis reumatoide, lupus (SLE) y en el proceso normal del envejecimiento, los linfocitos de células T muestran una respuesta inmunológica debilitada ante los antígenos invasores. Adicionalmente, estas condiciones crónicas inflamatorias han sido asociadas a concentraciones bajas de Glutatión en el suero sanguíneo y en los glóbulos rojos y tal como ya he demostrado a los descensos subsiguientes de oxido nítrico.


Un linfocito ataca a un patógeno al liberando un poderoso químico oxidante tal como el peróxido, y el linfocito se protege a si mismo neutralizándolo con Glutatión. También, los linfocitos deben replicarse a sí mismos una y otra vez (expansión monoclonal) para poder atacar a la población patógena en su totalidad. Este proceso requiere el uso de oxígeno y la liberación adicional de oxidantes en un proceso que se conoce con el nombre de estallido respiratorio. Para lograr una replicación eficiente y continua se requiere el uso del Glutatión para contraatacar los efectos de oxidación y de estos radicales libres generados. Así que el combatir una infección se consume Glutatión en dos formas—al utilizarlo para estabilizar los radicales libres y también para producir células inmunológicas. Esto se hace aparente en infecciones agudas tales como la neumonía bacteriana. En infecciones crónicas tales como la hepatitis C o el SIDA, el desgaste en los niveles de Glutatión es aun más pronunciado. Estudios recientes han demostrado que los niveles de Glutatión elevados le permiten al sistema inmunológico lidiar con estas infecciones de manera más efectiva.


El doctor Gustavo Bounous y su equipo de investigadores de la Universidad de McGill midieron la respuesta inmunológica en animales quienes se alimentaron con un aislado de proteína rica en precursores de Glutatión. Estos animales demostraron tanto niveles intracelulares de Glutatión más elevados, como una respuesta más efectiva a las amenazas inmunológicas.


Así que la actividad protectora del Glutatión tiene dos funciones - fortalece el funcionamiento de las células inmunológicas y también funciona como un antioxidante dentro de las mismas. Un alarmante número de infecciones bacteriales resistentes a los antibióticos tales como la enfermedad que carcome la piel, el enterococo resistente a la vancomicina, y el estafilococo resistente a la meticilina han llegado han nuestros hospitales y comunidades. Algunos profesionales de la salud creen que virus tales como las causantes del SIDA y la Hepatitis C son tan sólo la punta del iceberg, y que una ola de nuevos patógenos emergentes está en camino. Males antiguos, tales como la tuberculosis, los cuales se creían haber sido erradicados, han regresado con mayor fuerza y ya no son susceptibles a tratamientos que anteriormente funcionaban para contrarrestarlos. El fortalecer nuestros niveles de Glutatión es una manera práctica de prepararnos para defendernos contra estas amenazas evidentes.


El sistema inmunológico utiliza varios tipos de células para combatir las infecciones y otras amenazas y el crecimiento y el funcionamiento saludable de estas células depende de la disponibilidad de Glutatión. El Glutatión se encuentra en el centro de todos los procesos inmunológicos y el tener niveles bajos de Glutatión es algo común en muchas enfermedades, especialmente en el SIDA el cual se caracteriza por un sistema inmunológico severamente comprometido.


El elevar y mantener los niveles de Glutatión puede minimizar el riesgo de contraer estas enfermedades. Aunque sólo las personas que se encuentran severamente enfermas muestran una deficiencia en el nivel de Glutatión, aquellas personas con una salud estable también pueden beneficiarse con la suplementacion de Glutatión, especialmente en estos días en que estamos tan expuestos, como nunca antes, a toxinas ambientales y a bacterias resistentes a los medicamentos.


Sin duda alguna, la mejor forma de medicina preventiva es un sistema inmunológico en funcionamiento óptimo y la mejor manera de optimizar este sistema es alimentándolo de Glutatión por medio de proporcionar al organismo los precursores para su sintetización especialmente y el único que funciona adecuadamente, la cisteína tal como aporta el RESURGEN.

Mas informacion científica:

La acidosis metabolica y su coreccion - primera parte

La acidosis metabolica y su coreccion - segunda parte
Publicaciones Médicas Sobre el Glutatión
Parkinson y Glutacion
Las Isoflavonas de la Soja y el Cancer
Inflamacion y pH

Glutatión y el cancer

Glutatión y el envejecimiento

Prevención del cancer de seno y la cisteina

Agua magnetizada
Cómo proteger tus articulaciones

Calostro el oro blanco

Tratamiento de la arteriosclerosis

Tratamiento de la inmunidad


Resurgen esta fabricado bajo los estándares de calidad de suplementos nutricionales y registrado en la FDA con El Numero: 11065724096, en la Comunidad Europea con registro No NUT/PL/AS/1870/1, y ante Consejo General de Colegios Farmacéuticos - Código nacional: CN. 177995.3

 

Ésta declaración no ha sido evaluada por la FDA. Éste producto no pretende diagnosticar, tratar, curar, o prevenir ninguna enfermedad

 

 

© Copyright 2008-2015 Resurgen. All Rights Reserved.
No se le permite copiar cualquier material de este sitio web.