Extracto de Semilla de Pomelo

 

El extracto de pepitas de pomelo es eficaz para combatir unos 800 tipos de bacterias y virus, así como un centenar de hongos, además de gran número de parásitos unicelulares. Aumenta notablemente las defensas del sistema inmunitario. Incluso preserva la flora bacteriana, ya que, elimina las levaduras responsables de la fermentación y otros agentes patógenos.

El extracto de pepitas de pomelo sigue sorprendiendo a los científicos por sus interesantes propiedades terapéuticas. Su descubridor fue el doctor Jacob Harich, un eminente físico e inmunólogo nacido en la antigua Yugoslavia pero que residió en Estados Unidos sus últimos cuarenta años y que hacia 1980, ejerciendo su faceta de jardinero aficionado, observó un día que en el compost que utilizaba para sus plantas había semillas de pomelo que no se habían podrido. Intrigado, empezó a investigar hasta llegar a la conclusión de que los componentes de esas pepitas poseen propiedades germicidas.

A partir de la década de los 90 del pasado siglo XX muchos médicos y terapeutas estadounidenses empezaron a investigar y a utilizar extracto de semilla de pomelo para tratar a sus pacientes y algunos, como el doctor Allen Sachs, llegaron a la conclusión de que se podía estar ante el más poderoso antibiótico natural conocido. Esto hizo crecer de tal manera el prestigio internacional del doctor Harich que un año antes de su fallecimiento, en 1996, fue invitado de honor del Instituto Pasteur de París que desde entonces investiga las posibilidades de las pepitas de pomelo para tratar el SIDA con resultados muy esperanzadores.

En resumen, a este físico nuclear e inmunólogo aficionado a la jardinería dotado de una excepcional capacidad de observación le debemos el descubrimiento del germicida natural más completo de cuantos se conocen y que, además de carecer de efectos secundarios, aporta nutrientes tan interesantes como vitaminas y bioflavonoides. Un producto, en fin, que puede ayudar a prevenir y tratar numerosas patologías.

La revista Discovery Salud, en su número 81, publico el siguiente recuadro:

El antibiótico perfecto

El libro "La Semilla de Pomelo, su Efecto Curativo" recoge que en la década de los 90 del pasado siglo XX un grupo de investigadores dirigidos por el doctor Allen Sachs elaboró un listado de criterios que el "antibiótico perfecto" debía cumplir. Y tras hacer un estudio clínico sobre el extracto de semilla de pomelo llegaron a la conclusión de que este producto cumplía todos los criterios. Así:

-"El antibiótico ideal debe tener un espectro de acción tan amplio como sea posible".
Los estudios realizados indican que el extracto de semilla de pomelo actúa sobre unos 800 tipos de bacterias y virus, 100 de hongos y multitud de parásitos unicelulares. Ningún otro antibiótico tiene esta capacidad.

-"El antibiótico ideal debe tener una acción fuerte y potente".
Este producto desarrolla su actividad antimicrobiana a concentraciones de 1.000 partes por millón lo que le convierte en un germicida muy eficaz.

-"El antibiótico ideal no debe tener ningún efecto tóxico o secundario".
Algo que se ha comprobado en el uso de este extracto de semilla de pomelo. De hecho según el grupo de investigadores estadounidenses su toxicidad es muy improbable ya que para un individuo de 80 kilos de peso se situaría en ¡4.000! veces la dosis terapéutica.

-"El antibiótico ideal no debe debilitar el sistema inmune".
El extracto de semilla de pomelo no sólo no lo debilita sino que además lo refuerza.

-"El antibiótico ideal no debe modificar la flora bacteriana útil".
El descubrimiento del doctor Harich no sólo preserva la flora bacteriana sino que mejora la flora intestinal ya que convierte en inofensivos muchos virus y bacterias, y elimina las levaduras responsables de la fermentación así como otros agentes patógenos.

-"El antibiótico debe ser un producto de origen natural".
Criterio que también se cumple.

-"El antibiótico ideal debe ser hipoalergénico".
Los médicos que lo han prescrito no han informado de ninguna reacción alérgica pero a los pacientes con alergia a otros productos se les empieza dando dosis mínimas y progresivas por si acaso.
Las conclusiones del doctor Sachs y sus colaboradores fueron que "potencialmente este producto puede prevenir o sanar la mayor parte de las agresiones patógeno-infecciosas que son tanto el origen como el síntoma de un enorme número de enfermedades".

Actualmente se está empleando extracto de pepitas de pomelo para el tratamiento tópico o sistémico de:
Acné, afonía y ronquera, aftas, alergias, amigdalitis, arañazos, heridas y rozaduras, asma, candidiasis, caries, caspa, colitis, erupciones cutáneas, dermatitis, diarreas, disentería, dolencias causadas por parásitos, dolor de cabeza, dolor de muelas, dolor de oídos, dolores abdominales, eczemas, estomatitis ulcerosa, gases, gastritis, gingivitis, herpes, infecciones de uñas por hongos, inflamaciones en general, agudas o crónicas, laringitis, mal aliento, micosis y parasitosis genitales en hombres y mujeres, otitis, periodontitis, picaduras de insectos, pie de atleta, problemas en el cuero cabelludo (irritación, picores, presencia de hongos, etc.), psoriasis, quemaduras, resfriados y gripes, rinitis, síndromes de mala absorción intestinal, sinusitis, tos seca, trastornos gastrointestinales, úlceras gástricas (al menos en animales), urticaria, vaginitis, verrugas.

Y el Instituto Pasteur investiga actualmente su utilidad en patologías como el Sida.

Resurgen esta fabricado bajo los estándares de calidad de suplementos nutricionales y registrado en la FDA con El Numero: 11065724096, en la Comunidad Europea con registro No NUT/PL/AS/1870/1, y ante Consejo General de Colegios Farmacéuticos - Código nacional: CN. 177995.3

 

Ésta declaración no ha sido evaluada por la FDA. Éste producto no pretende diagnosticar, tratar, curar, o prevenir ninguna enfermedad

 

 

© Copyright 2008-2015 Resurgen. All Rights Reserved.
No se le permite copiar cualquier material de este sitio web.